Quina era la ideologia de Josep Pla?

(Original a Públic)

pla_paris250x250_72

Probablement George Orwell és el cas més popular d’escriptor que tothom cita per quedar bé, però quasi ningú pensa a fons ni problematitza. Qualsevol el pot utilitzar, cosa que el fa inofensiu. Un dels candidats a aquesta categoria, a nivell del nostre país, és Josep Pla. Es treu de context alguna de les seves frases iròniques, es diu amb pedanteria i tothom queda satisfet. Es mira més la boina que el text.

Però si un llegeix Pla com es mereix, comencen a sorgir els problemes. Era antifranquista l’escriptor que va recolzar el cop d’estat de Franco? Era catalanista el periodista que volia ser director de La Vanguardia Española? Era opositor l’articulista (principal) del setmanari d’origen falangista Destino? Recentment, les notes inèdites de Pla recollides al llibre Fer-se totes les il·lusions possibles (Destino) han tornat a treure aquests temes a debat, de manera intensa i profundament actual –com passa amb tots els grans escriptors–.

Per anar al fons d’aquests problemes, parlem amb tres persones que han llegit bé i han dedicat part de les seves vides a Pla. Són Enric Vila, Xavier Pla i Jordi Amat. Vila va escriure’n una biografia, El nostre heroi Josep Pla, i és periodista d’El Nacional. (Xavier) Pla és director de la Càtedra Josep Pla i professor de la Universitat de Girona. Jordi Amat ha prologat diversos llibres de l’escriptor i és columnista a La Vanguardia.

 

Era Josep Pla antifranquista? La ideologia política de Pla és la mateixa abans i després de la Guerra Civil?
Jordi Amat: Una resposta taxativa seria simplificadora. L’any 1939, quan ell arriba a Barcelona amb l’exèrcit que es diu a ell mateix d’ocupació, és un franquista de cap a peus perquè essencialment ha combatut la Segona República. La Historia de la Segunda República és una aportació valuosa al relat legitimador del franquisme. Però hi ha una qüestió diria que més profunda en el seu cas, que va més enllà dels règims o les ideologies, que és una idea de la funció civil de l’escriptor que ell sent inextricablement lligada a l’ús del català literari o a fer memòria d’una determinada cultura i l’honestedat a l’hora de contemplar la realitat. En la mesura que Pla malda per ser aquest escriptor, substancia marcs mentals alternatius a l’ortodòxia franquista i Pla col·labora en la substanciació d’una cultura alternativa a la del règim.

Pla té ideologia, però no és ben bé un ideòleg. Pla és un conservador sense fronteres estrictes. A vegades és un liberal conservador i sovint un reaccionari. La guerra civil perfila el seu camp, però potser hi ha experiències prèvies –l’Europa d’entreguerres– que són més determinants a l’hora de fixar aquesta ideologia.

Xavier Pla: En el cas d’un escriptor i periodista que analitza l’actualitat política des dels anys vint fins pràcticament als anys vuitanta del segle passat, es fa difícil posar-li una sola etiqueta sense tenir en compte el context històric i biogràfic. Pla era anti-republicà, el juliol de 1936 va ser amenaçat pels anarquistes i, per tant, es va posar clarament amb el bàndol franquista com la major part de la dreta catalanista. El 1939 va tornar a Barcelona com a vencedor i va col·laborar amb el franquisme, que no li va perdonar mai el seu passat catalanista. Però aviat va veure que com a escriptor català era també un vençut. Des d’un catalanisme pragmàtic i possibilista, el que és interessant és veure com Pla progressivament, als anys quaranta, i clarament als cinquanta, va deixant de ser franquista en una evolució que comparteix amb Gaziel i Jaume Vicens Vives, per exemple.

Enric Vila: Evidentment, que ho és. El mateix Pla diu que ell és el més antifranquista de tots, a les cartes amb Josep Maria Cruzet. És antifranquista en la mesura que ell creu que es pot ser antifranquista. Vol fer el mínim de folklore i tenir la màxima eficàcia possible.

La Guerra Civil i el franquisme és un món on tot se li està escapant de les mans, on tot el seu país s’està anant a la merda. Ell el que intenta és conservar. Fins a la Guerra Civil ell és el graciós de la classe, un enfant terrible. Té un comportament un pèl frívol durant la República i la Guerra Civil, que ve donat per la seva situació personal de parella, per la seva relació amb la Lliga, que el traeix… Queda molt aïllat. Hi ha un punt de ressentiment, crec jo, en aquests anys: després és quan li ve el remordiment. La seva posició políticament responsable es produeix durant el franquisme, des de l’any 1939. Els articles que escriu a La Vanguardia són boníssims, no es poden comparar amb res que es publicava en aquell moment. Veu que tot allò és un desastre i intenta parar el cop…

(Segueix llegint)

Anuncios

Varoufakis y los trapos sucios de Europa

(Original publicado en Esglobal)

gettyimages-465208166

El griego Yannis Varoufakis, protagonista principal de una de las mayores crisis que ha sufrido la Europa post Guerra Fría, ha publicado Comportarse como adultos. El libro es, en parte, una justificación de por qué sigue metido en política –en el partido DiEM 25, con el punto de mira en las elecciones europeas de 2019–, una exposición de su diagnóstico y soluciones económicas para la Grecia en crisis y, también, un ajuste de cuentas con el establishment del continente contra el que perdió su gran batalla política. Y también una puñalada a la Syriza que le dio la espalda. Esto sería, básicamente, lo que Varoufakis quiere transmitir. Pero esta obra tiene un reverso no controlado por el autor. Comportarse como adultos nos revela la psicología de un intelectual metido en política al que le cuesta distinguir el debate universitario del combate político y que muchas veces cree que es más importante tener razón que tener poder. Considera que su superioridad moral e intelectual son armas suficientes para triunfar en el barro político, del que sale completamente derrotado. Aunque, visto el trágico caso de Varoufakis –y con todos sus errores– él no es el que sale peor parado de esta historia. El escenario de una Unión Europea dogmática, sin un liderazgo claro y recelosa del pluralismo, preocupa mucho más que la soberbia o la incapacidad política de un antiguo ministro de finanzas griego.

Uno de los grandes méritos del libro, que incluso elogian los muy críticos con Varoufakis, es que está muy bien escrito. Es bastante destacable que las reuniones del Eurogrupo o de los ministros de Syriza tengan la tensión narrativa de una novela, sobre todo comparado con buena parte del periodismo sobre Bruselas, que suele ser tan jeroglífico y soporífero como los comunicados que se emiten desde allí. El hecho de que Varoufakis haya transcrito sus conversaciones o reuniones con las élites europeas –que apuntó y grabó en secreto–, diálogos a los que la mayoría de ciudadanos nunca habrían tenido acceso, aumenta exponencialmente el interés (y a veces el morbo) por lo que estos dirigentes dicen en privado, sin los corsés o tacticismos de las ruedas de prensa o entrevistas. Aunque esta fascinación por el espía Varoufakis no debe hacernos olvidar que él fue y sigue siendo un actor político con intereses. El relato es bueno y revelador pero, como todos, deja fuera ciertos hechos y teje sus interpretaciones parciales, por muy valiosas que puedan ser.

Varoufakis también aplica esta claridad y fluidez narrativa a sus explicaciones económicas, a las que dedica la primera parte de su libro. Aquí se nota su bagaje como intelectual y economista potente, sin caer en la pedantería del lenguaje academicista. La caricatura de un comunista antieuropeísta, que difundieron algunos medios en esas semanas críticas para Europa, queda bastante lejos de la realidad al leer su libro. Aunque sea de izquierdas, su variedad de recetas incluye medidas neoliberales, como la disminución de los impuestos a las empresas y otros sectores para impulsar el crecimiento –propuesta que chocó, irónicamente, tanto con el establishment de Syriza como con el de la Troika– o también la privatización de ciertos sectores de la economía, como el puerto del Pireo a manos de una empresa china para fomentar su desarrollo tecnológico…

(Sigue leyendo)

Wang Huning, el intelectual más poderoso de China

(Original publicado en Esglobal)

xi_wang

 

El pasado octubre, el Partido Comunista chino desveló cuáles serían los seis hombres que acompañarían al presidente Xi Jinping en el liderazgo de China. Los perfiles eran previsiblemente similares: hombres trajeados de sesenta años, con participación previa en cargos provinciales y regionales del Partido, que estaban ahí por pertenecer a alguna antigua facción presidencial -Li Keqiang- o, en su mayoría, porque habían trabajado cerca y con la confianza de Xi. Pero un caso rompía todas estas pautas. Un hombre silencioso, con gafas de intelectual y cara ancha. Un antiguo profesor universitario que nunca había ejercido altos cargos en ninguna ciudad o provincia china. Un experto en filosofía política que había podido asesorar de muy cerca a los tres últimos presidentes del país -Jiang Zemin, Hu Jintao y Xi- sin ser desplazado por ninguna lucha de poder. Un intelectual transformado en político: Wang Huning.

¿Por qué este hombre es tan importante? Porque susurra directamente a la oreja de Xi y probablemente es la voz a la que más atiende. ¿Cuánto puede marcar el futuro de China? Mucho, ya que todo apunta a que es el principal arquitecto del Sueño Chino, la teoría con la que Xi quiere apuntalar el país como superpotencia. Pero, en relación con su gran influencia en lo que China quiere ser, hay una pregunta mucho más difícil de contestar: ¿cuál es realmente el pensamiento político de Wang Huning?

La pregunta es oscura. Wang no ha dejado por escrito una teoría o reflexión suya desde que entró en política en 1995. Todo lo que sabemos sobre sus opiniones políticas está en la docena de libros y más de cincuenta artículos académicos que escribió antes de esa fecha, en una carrera brillante en la universidad Fudan de Shanghái. Observando esta etapa previa, podemos intentar desentrañar los fundamentos de su visión sobre el buen gobierno de China.

El recorrido de Wang Huning podría haber sido el de muchos académicos chinos brillantes, que quedaron enquistados en la universidad a causa de un sistema político donde no es nada fácil ascender. O podría haber caído al producirse la violencia y la represión de Tiananmen en 1989, que tuvo su foco en las universidades. El adolescente Wang creció durante la Revolución Cultural, etapa traumática que ha moldeado la biografía de los actuales líderes de China, todos alrededor de los sesenta años. Si no se tiene en cuenta la Revolución Cultural, no se puede entender la desconfianza hacia las masas -y hacia la protesta política- de los dirigentes actuales del Partido Comunista.

El joven Wang, en esa etapa, se las arregló para leer en secreto varios de los libros extranjeros prohibidos por Mao. Posteriormente, estudió francés e hizo tan bien el examen de acceso a la universidad Fudan -la más prestigiosa de Shanghái- que fue incorporado directamente a los estudios de postgrado sobre política exterior. Finalizó la carrera con una tesis sobre la evolución del concepto de soberanía titulada De Bodin a Maritain: sobre las teorías de la soberanía desarrolladas por los burgueses occidentales. Obtuvo el cargo de profesor en Fudan con 26 años, y a los 34 ya era decano de su departamento, una edad inaudita en un sistema universitario que valora sobremanera la edad como criterio de ascenso…

(Sigue leyendo)

Diario de Moscú (1917-2017)

(Original publicado en Jotdown)

stroll_at_vdnkh_moscow_hd_32

 

2 de noviembre de 2017

Ayer, cuando aterricé en Moscú casi entrada la noche, el viento helado me llevó del avión al tren, y del tren a mi hostal. Cuando llegué a la dirección señalada, en una calle oscura que finalizaba en una gran iglesia, no vi mi alojamiento por ningún lado. Pregunté a un oficinista que pasaba por allí. Me respondió malhumorado en ruso y se marchó a paso rápido. En una cafetería próxima, volví a preguntar y me dijeron que ellos eran la recepción del hostal. A través de una puerta trasera se llegaba a unas escaleras grises y muy frías. En el tercer piso estaban las habitaciones, bloqueadas por otra pesada puerta de metal. Dejé mi mochila y me senté en una de las literas.

¿Qué hago en Moscú? Vengo a buscar los símbolos (¿todavía estarán?) de la Revolución bolchevique de 1917, y de su prolongamiento durante casi setenta y cinco años. Ayer, después de darme una ducha muy caliente y ponerme calcetines más gruesos, salí a buscar algo rápido de cena, alejándome un par de calles. En esa distancia tan corta, tan breve que mis orejas no tuvieron ni tiempo a enfriarse, me crucé con una placa con la cara de Lenin en un edificio público que estaba a oscuras. Qué fácil, pensé, es una buena señal.

Y hoy voy en busca de más. Como no he quedado con nadie ni hay ningún acto de celebración del centenario, me voy a dar un tour comunista por el centro de Moscú. Para llegar hasta allí, me doy un baño de masas en el metro de la ciudad, que siempre está a rebosar. Las escaleras mecánicas para bajar a la estación son larguísimas; la profundidad crea un ligero mareo si miras hacia abajo. Aunque descubrir los ojos de una rusa que sube por la escalera opuesta tiene el mismo efecto tambaleante, así que mejor mirarse los pies.

Las estaciones de metro de Moscú están llenas de hoces y martillos, de suelos de mármol dignos de un palacio, de figuras de proletarios y campesinos blancas y relucientes, de lámparas exuberantes de salón de baile. Es un aristocratismo obrero que causa impresión. La gente entra a montones en los vagones, que son pequeños y muy rápidos. Bastantes pasajeros leen libros viejos, aprovechando los huecos entre ruso y ruso, conservando el equilibrio a pesar de la velocidad, absolutamente concentrados.

Salgo del metro cerca de la Plaza Roja, por donde tengo muchas ganas de caminar, pero —al alzar la mirada— veo una indicación que me llama la atención. Si camino hacia la izquierda, encontraré un «Monumento a las víctimas del totalitarismo», que no tenía ni idea de que existía. Me desvío hacia allí por una gran avenida —traducido a medidas no-rusas: una avenida gigantesca— hasta llegar a un edificio color crema que me resulta siniestramente familiar. Lo conozco gracias a Alekséi Feodósievich Vangengheim, que estuvo encerrado allí en 1934, acusado de crímenes contra el Estado soviético. Fue deportado al campo de concentración de Solovetsky —un archipiélago cerca de la frontera con Finlandia— y posteriormente fusilado, como miles de rusos durante el Gran Terror de Stalin. Su historia la recogió el escritor Olivier Rolin en un libro llamado El meteorólogo: leyéndolo aprendí este nuevo nombre, Lubianka. Lubianka puede ser la plaza donde me encuentro, la parada de metro que está detrás de mí, o este gran edificio amarillento, al que todavía se agarran como insectos negros —tienes que acercarte para verlos— centenares de hoces y martillos a lo largo de toda su fachada. Era el cuartel de los servicios secretos soviéticos durante esos sangrientos años treinta. Me da incluso respeto hacerle una fotografía, como si estuviera delatando algo que quiere pasar inadvertido, algo frente a lo que pasan miles de rusos cada día sin ni siquiera notar su presencia.

Miro a mi alrededor para encontrar el monumento a las víctimas del totalitarismo, pero no lo veo por ningún lado. Busco fotos por internet y aparece un pequeño parque con una gran roca —traída de Solovetsky, donde El meteorólogo— que hace de memorial. También leo que, en su lugar, antes había una estatua de Félix Dzerzhinski, el fundador de la Checa (los servicios secretos). La derribaron y trasladaron cuando cayó la URSS. Entonces me doy cuenta: en ese pequeño parque ahora están haciendo obras, así que no puedo pasar y ver la gran piedra ante la que cada año activistas rusos se ponen a leer nombres y nombres y nombres de los ejecutados por el régimen soviético. Dicen un apellido tras otro durante muchas horas, hasta que se acaba el día pero no su lista de asesinados, que nunca podrán recitar entera. Se marchan, y solo se queda la gran piedra y la Lubianka.

En la Plaza Roja. La catedral de San Basilio, al lado del Kremlin, me tiene fascinado. Sus cebollas enroscadas y multicolores tienen algo psicotrópico y atractivo. Parece una de esas tartas coloridas de pastelería cara, de techo azucarado labrado con formas imposibles, que hace que el pastelero merezca un gran aplauso. El problema es que estas tartas están más hechas para el escaparate que para el estómago. ¿Cuánta gente se habrá convertido al cristianismo ortodoxo al contemplar San Basilio? En cambio, ¿cuántos infieles se habrán visto golpeados por la inmensidad de San Pedro en Roma, por esa legión de santos hercúleos que observan desde las alturas a todo aquel que entra en el gran templo del catolicismo?

Como la cosa va de religiones, me pongo a hacer cola en el mausoleo de Lenin. Mientras espero, comprendo por qué los abrigos de los moscovitas son tan largos: para evitar que se te congelen las piernas. La mayoría de gente que tengo a mi alrededor habla ruso o, en menor cantidad, mandarín. Pasamos por un detector de metales y, tras casi media hora, nos dejan entrar. El interior está oscuro, los ojos tienen que acostumbrarse. En cada esquina hay unos vigilantes que, al aproximarte, te indican con un movimiento mecánico y mudo la dirección que debes tomar. La caja de cristal que contiene a Lenin está en una habitación todavía más oscura: la única luz sale de la cabeza del muerto. Parece un muñeco de cera al que le hayan instalado una bombilla en el cerebro. Uno de sus puños está cerrado. Mientras salgo del mausoleo, me doy cuenta de que un par de guardias están charlando en voz baja. Este detalle me da la diferencia respecto a otras momias famosas, como la de Mao Zedong o la de Ho Chi Minh —que, por cierto, copiaron descaradamente el diseño de interiores del dictador soviético—. Que estos dos guardias rusos estén murmurando muestra que hay respeto por Lenin, pero no tanto. En el caso chino y el vietnamita no creo que un soldado se atreviese a hacer eso en un lugar tan sagrado, en la tumba del padre fundador del Partido Comunista gobernante. Pero en Rusia Lenin es un símbolo de la nostalgia, no del poder; hay quien le deja flores, pero no hay ningún mandamás que cite sus teorías. Es la momia más famosa pero la menos influyente.

Al salir del mausoleo, decenas de tumbas de héroes o líderes soviéticos acompañan al primer bolchevique. Algunos incluso tienen bustos, pero solo reconozco a Stalin. Es el más popular: mucha gente le ha dejado flores (rojas) y una señora se arrodilla ante él. Un chico le pregunta a una guardia de seguridad si puede tomar una foto de Stalin y ella le dice que sí, que no pasa nada. En la mayoría de tiendas de souvenirs venden chapas de Stalin, imanes de nevera de Stalin, pegatinas de Stalin para el coche y matrioskas con el bigote de Stalin. A la gente no le importa, y algunos incluso las deben comprar.

Salgo del cementerio oficial y me meto en el GUM, el lujoso centro comercial de la Plaza Roja. Mi nariz está congelada, pero nada más entrar veo a varios rusos comiéndose con alegría un cucurucho de helado. No hay demasiada gente. En el aire suena música clásica cantada en ruso. En los escaparates hay voluptuosos abrigos de pieles y chaquetas dignas de un príncipe. Los rusos saben vestirse de invierno y nosotros no. Me da vergüenza entrar en ninguna tienda tal y como voy vestido. Así que me contento con vagar por el centro comercial, hasta que me topo con una exposición sobre los vestidos de la aristocracia en la época de los Romanov. Y me digo a mí mismo: en la Plaza Roja caben todos…

(Sigue leyendo)

Catòlics, empresaris i anticomunistes: els enemics catalans que Franco no s’esperava

(Article original a Públic)

sabotatgecontrafranco-small

La Guerra Civil va matar una generació que considerava compatible defensar la República i defensar l’ordre. Catalanistes conservadors, empresaris, monjos i creients van donar suport a Franco a Catalunya a canvi de que ja no es cremessin més crucifixos, la patronal tornés a manar a les fàbriques i els ”revolucionaris” –anarquistes, comunistes, republicans– fossin derrotats. Però el pacte anava més enllà: Franco va exigir submissió total a l’establishment català que l’havia recolzat. Aquesta submissió incloïa poder destruir Catalunya, més enllà de la idea política del catalanisme: arrasar la cultura, per més inofensiva i sentimental que semblés. Com va deixar clar el falangista Luys Santa Marina: “Se empezó con juegos florales y sardanas, y se ha terminado inmolando juventudes en el Ebro. Y esto no puede volver”. Quan aquesta destrucció planificada s’havia posat en marxa, diversos personatges pertanyents a aquest establishment van intentar saltar-se el contracte ”de vencedors” que tenien amb la dictadura. Ja per fer que la poca cultura catalana que quedava no desaparegués, ja per intentar redimir la seva consciència, o ja per crear una nova generació política que lluités –o almenys resistís– contra la demolició anticatalana del nacional-catolicisme.

Aquesta és la tesi del llibre Sabotatge contra Franco (Angle Editorial), del periodista Joan Safont. Es tracta d’un recull de noms que van lluitar contra la dictadura i que –en principi– pertanyien als sectors socials que havien de garantir la fortalesa del règim a Catalunya. En temps actuals, on floreixen els mites que tota la burgesia catalana era franquista, o –pel contrari– que tots els catalans de més de 50 anys havien corregut davant dels grisos, és necessari llegir una mica de bona història. Tant els que no l’hem experimentada com els que sí que ho van fer (¿quants de nosaltres seríem capaços d’entendre el Procés, malgrat haver-lo viscut?). Deixant de banda que el llibre de Safont és una master class de la nostra pròpia història, també cal destacar el seu nivell de documentació. L’autor selecciona i lliga bé les citacions, cosa que fa que vulguis comprar-te tres o quatre llibres dels que apareixen a la seva bibliografia. Les pegues del llibre, per altra banda, són dues: l’enumeració de noms i organitzacions a vegades fan densa la lectura, cosa que pot temptar a llegir en diagonal alguns fragments; i, per altra banda, podria existir un major dramatisme narratiu en la descripció dels fets, que pogués fer veure encara més –mitjançant la força de la literatura– la transcendència dels sabotatges explicats…

(Segueix llegint)

Los mejores libros que he leído en 2017

(Siguiendo mi tradición navideña, los diez mejores libros que he leído este año, como ya hice en 2016 y 2015. Es una selección seguramente injusta. Los pongo en el orden que los leí.)

220px-portnoy_s_complaint

– El mal de Portnoy, de Philip Roth: Woody Allen en libro y en más bestia.

 

product_9782070793464_195x320

– El Reino, de Emmanuel Carrère: escribí sobre este potentísimo libro aquí.

 

wulf

– La invención de la naturaleza, de Andrea Wulf: sobre la nostalgia de las grandes aventuras.

 

40032042

Santiago Rusiñol i el seu temps, de Josep Pla: una biografía de una época vibrante, en la que Barcelona no tenía nada que envidiar a París.

 

barbarian-days-finnegan

– Años salvajes, de William Finnegan: la Biblia del vagabundeo juvenil americano, de la vida en acción.

 

china-ten-words

– China en diez palabras, de Yu Hua: ¿el mejor libro de no ficción de un autor chino?

 

19479811

 

–  Breviario de saberes inútiles, de Simon Leys: el mejor crítico literario (y sobre cultura china) que he leído.

 

56208001

– El maestro Juan Martínez que estaba allí, de Manuel Chaves Nogales: ¿hay algún periodista español que haya escrito mejores reportajes que Chaves Nogales?

 

moscu_final_portada_46e2a0f6-2b02-473f-9096-611b07a50b84_grande

– A Moscú sin Kaláshnikov, de Daniel Utrilla: mi guía de Rusia (y una entrevista con el autor).

 

kafka_das_schloss_1926

– El castillo, de Kafka: una locura ordenada.

Arrimadas era l’anti-sistema

(Article original a Públic)

5a3c3feb960f8

Ha explotat. El consens catalanista que havia dominat Catalunya des de la fi del franquisme ha estat rebentat pel fill no desitjat del Procés. Els convergents i els republicans van batallar –sota el somriure maquiavèlic de les aliances– per ser el Gran Partit de Catalunya. I una part de Catalunya que havien ignorat ha sortit a votar a, potser, la primera dona que podria presidir la Generalitat. Arrimadas porta una espasa contra l’establishment polític –convergent i socialista, el catalanisme de mínims– que havia dominat Catalunya. Una espasa que s’alimenta de l’altre cara del Procés, de l’altre cara de la propaganda. Ningú esperava que pogués guanyar Trump, ningú esperava –fins fa res– que pogués guanyar Arrimadas. Els consensos exploten.

A l’escenari taronja que han muntat davant de les Torres Venecianes de la Plaça Espanya no paren de sonar clàssics de Rihanna, Pitbull, J Balvin i altres reggaetoneros. Comença a arribar gent gran, algunes parelles, però sobretot joves, molts joves. Apareixen banderes amb el triple cor i un pakistanès ven birres entre les tres-centes persones aplegades davant l’escenari. Hi ha bufandes, abrics i ulleres taronges.

I de cop, comença sonar una espècie de tablao mesclat amb música èpica, gairebé de Juego de Tronos. L’himne de batalla d’Arrimadas. La guanyadora de les eleccions surt amb un somriure absolutament emocionat, rodejada d’altres caps del partit. Rivera resta totalment secundari…

(Segueix llegint)