Harold Bloom nos enseña a leer

Leyendo “El canon occidental”, de Harold Bloom, me encuentro con citas que solo puede atestiguar la experiencia (estética) o negar la ceguera (ideológicamente correcta).

Esa batalla de amor/odio con la tradición:

“La tradición es una lucha entre el genio anterior y el actual aspirante, en la que el premio es la experiencia literaria o la inclusión en el cánon”

“Los grandes escritores no eligen a sus precursores fundamentales; son elegidos por ellos, pero poseen la inteligencia de transformar a sus antecesores en seres compuestos y, por tanto, parcialmente imaginarios”

 

Ese salto a escoger qué vamos a leer, qué vamos a dejar de lado. Ese elitismo necesario por la brevedad y la sed de la vida. Es decir, el canon:

“El canon no nos ofrece placer, sino el supremo displacer o el más dificultoso placer que un texto menor no proporcionará”

“Una antigua prueba para saber si una obra canónica sigue vigente: a menos que exiga una relectura, no podemos calificarla de tal”

 

Y, finalmente, una verdad profunda para el escritor y otra para el lector:

“La gran obra que uno consigue escribir es la angustia”

“Lo único que el canon puede provocar es que utilicemos adecuadamente nuestra soledad, esa soledad que, en su forma última, no es sino la confrontación con nuestra propia mortalidad”

 

Y la pregunta es: ¿cuanta soledad necesita realmente el hombre?

 

Anuncios

3 pensamientos en “Harold Bloom nos enseña a leer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s