Notas de un viaje sudamericano (II)

11/02/14- Tacna/Arequipa

El trajineo en autobuses es parte del viaje, el momento donde la lectura o el temor a caer por un barranco configura el trayecto entre destinos. Camino a Arequipa, se intensifican los controles policiales y del ejército. Al parar en el primer control, la señora que tenemos al lado le dice a la niña que la acompaña que se haga la dormida. Su voz suena alarmada. Un agente sube al vehículo y saca un fluorescente pequeño, de intensa luz blanca. Ilumina los equipajes de arriba, y bajo los asientos. Pide la documentación de algunos pasajeros. Entre ellos la de la señora y la niña. La pequeña sigue con los ojos cerrados, con la cara tapada por una manta. La mujer entrega los dos documentos de identidad, y el agente le pregunta si es la madre de la niña. Contesta que no, que es la abuela, y le indica al policía que la madre está unos asientos más adelante. El policía chequea, mira de reojo al resto de los pasajeros, y se marcha. La niña vuelve a abrir los ojos, y sigue jugando en su asiento. Mientras, la madre y la abuela revisan las diversas mantas y sacos que han dejado dispersas entre las maletas de los pasajeros. Repetirán exactamente el mismo proceso en el resto de controles por los que vamos a pasar.

Desde la ventana, vemos como varias personas salen del vehículo, y son registradas. Al lado del puesto militar, dos campesinos trabajan un pequeño huerto, ignorando la escena. Seguramente plantan papas: más de la mitad de las variedades de este tubérculo crecen en campos peruanos. Es el país con más variedad de patatas del mundo.

Seguramente la niña ninja y el policía burlado comerán papas para cenar.

12/02/14- Arequipa

Arequipa fue primero la ciudad blanca y luego la ciudad revolucionaria. Durante la Independencia de Perú, los indígenas estaban en Cuzco y Lima. Los blancos fieles a España en Arequipa. Aún después de la independencia, Arequipa siguió siendo el feudo de los blancos conservadores.

En 1856, se produjo un levantamiento en la ciudad contra el gobierno liberal del momento. Ganaron la guerra los progresistas, que sitiaron la ciudad de Arequipa durante meses. En una de las últimas batallas de la ciudad, un artesano llamado Javier Sánchez tomó 300 hombres dispuestos a todos bajo su mando. Los llamó la “Columna Inmortales”. Como los espartanos, todos murieron en combate.

Ciento cuarenta y cinco años después, en 2001, se dio en Arequipa la última revolución, en contra de la privatización del agua peruana. En 2014, cuando estamos paseando por la Plaza de Armas de Arequipa, unas cincuenta personas protestan por el aumento del sueldo político, aprobado recientemente en la Asamblea Nacional.

Aunque antes que blancos hubo indios. En la zona de Arequipa, cada tribu adoraba a un volcán distinto como su dios. Ya desde pequeños, utilizaban objetos y cintas para moldearse el cráneo con la forma de su volcán-dios. Había cráneos más puntiagudos, otros más anchos, algunos con forma de cono y otros aplanados. Después de la llegada de los españoles, la tradición sufrió un ligero retoque: en vez de modelarse los cráneos para diferenciarse, las tribus llevarían sombreros de distinta forma para preservar su identidad.

El encuentro entre blancos e indios dio para invenciones artísticas particulares. Los jesuitas que querían atraer a los nativos a sus iglesias empezaron a decorarlas con una mezcla de símbolos indígenas y cristianos. Los querubines llevaban ponchos; los jaguares sacaban flores por la boca; Cristo aparecía dentro de la áurea del Dios Sol. Años después, los historiadores llamaron a esa publicidad de época el “barroco mestizo”.

Aunque no fue la única extravagancia en las iglesias arequipeñas. La catedral de la ciudad contiene dos sorpresas más. La primera, la mayor representación del Diablo dentro de un recinto religioso cristiano. La otra, en una pequeña ventana en la esquina del edificio, una representación de un santo escribiendo en una mesa, con la cara y los aires de Lenin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s